¿Cómo prevenir las enfermedades de chagas en perritos?

La enfermedad de chagas, o tripanosomiasis americana, es causada por un parásito, el Trypanosoma cruzi, transmitido a los humanos y otros mamíferos principalmente por la picadura de una chinche o vinchuca.

También hay que tener en cuenta que la presentación de esta enfermedad se encuentra estrechamente ligada a la pobreza y al subdesarrollo, atacando silenciosamente poblaciones rurales o lugares con poca higiene, aunque recientemente se han detectado en zonas residenciales en estado de abandono.

Transmisión a los humanos

La transmisión vectorial de T. Cruzi se considera la principal vía de infección hacia el humano, adquirida por contacto con heces de insectos triatómicos infectados conocidos como «chinches «. No obstante, existen otras vías de infección como la transmisión congénita, transfusiones sanguíneas y contaminación oral.

Transmisión a los lomitos

El perro es considerado el principal reservorio de la enfermedad en el ámbito doméstico. La principal forma de transmisión en Latinoamérica y el sur de los Estados Unidos es a través de las heces de los vectores triatómicos, comúnmente conocidos como chinches besuconas.

Las vías de entrada de infección pueden ser: la oral, por la ingestión del triatomino o sus heces infectadas, por transfusión sanguínea, por vía transplacentaria y, en cachorros, a través de la leche materna de perras infectadas.

Si su compañero canino ha estado en contacto o sospecha que fue picado por una chinche besucona debe estar al pendiente de algunos signos como letargia o fiebre, se recomienda acudir a cita médica para un examen físico general y pruebas básicas de laboratorio.  

El parásito puede ser detectado mediante citología por la técnica de gota fresca, donde se puede observar al tripomastigote desde los 3 hasta los 45 días post infección.

El pico máximo de parasitemia, según la cepa infectante y el huésped, ocurre entre los 17 y 30 días post infección (fase aguda).

En estos momentos de la infección, se pueden observar signos clínicos inespecíficos como fiebre, letargia, linfadenopatía y signos cardíacos como miocarditis, arritmias, signos de insuficiencia cardíaca congestiva izquierda o derecha.

Tratamiento

Existe fármacos para su tratamiento estos agentes antiparasitarios son utilizados en la fase aguda, con tasas de curación de hasta el 80%.

Sin embargo, existen reportes en los cuales los fármacos no producen una eliminación total de T. cruzi en el organismo.

Además de la terapia antichagásica, se utilizan, al igual que para pacientes humanos, medicamentos para tratar las consecuencias cardiovasculares, tales como inhibidores de la enzima convertidor de angiotensina, diuréticos y antiarrítmicos.

Cabe destacar que, aunque existe tratamiento, es común la muerte súbita en caninos debido a que el estrés generado por ciertas circunstancias y la consecuente descarga de catecolaminas, favorezca la presentación de una arritmia que genere la muerte del paciente.

Prevención

Se recomienda realizar limpiezas constantes del área donde se encuentren nuestros compañeros caninos, como fumigar, evitar acumulación de suciedad y en caso de encontrar chinches reportarlo a las autoridades sanitarias.

Una visita periódica al veterinario para un chequeo y la realización de un hemograma son factibles para poder detectar presencia de T. Cruzi.

Es importante estar alerta si ves cambios en tu peludito, recuerda que hay síntomas específicos y de suma importancia tratarlos lo más rápido posible. Te invitamos a tener a la mano nuestro número de emergencias para prevenir alguna tragedia, el contacto es el cel.  777 224 0550 o visitar directamente la sucursal de Av. Diana No. 12 Col. Delicias, Cuernavaca, Morelos, recuerda que el bienestar de los lomitos también implica una gran responsabilidad y nuestros dogtores trabajan duro para cuidar su salud y darles el amor que merecen.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?