La sarna en nuestro perrito ¿Debo preocuparme de contagiarme?

A lo largo de la historia la “Sarna” ha sido tratada con diversos tratamientos médicos y alternativos. Es una afección cutánea que debido a sus características físicas, produce cierto grado de incomodidad y preocupación en los propietarios, esto debido principalmente al temor de no saber si es una enfermedad que se contagia mediante el contacto con la piel hacia las personas.

A diferencia de la creencia popular, no todas las variantes de “Sarna” son infecto-contagiosas para las personas, existen varios tipos de “agentes causales” de la sarna y solo una parte de ellos es causal del contagio hacia los humanos.

Normalmente el tratamiento debe consistir en cierta aplicación de producción de uso veterinario para la erradicación de dicha enfermedad, aunque, ante la ausencia de conocimiento sobre esta enfermedad, falta de recursos, entre otros factores, las personas han buscado “tratamientos caseros” en donde puedan observar mejoría de los signos clínicos del perro, teniendo en un bajo porcentaje de casos clínicos una tasa de éxito.

 

El tratamiento más común usado por las personas es la aplicación cutánea de “aceite”, el cual creará una capa muy densa y pastosa sobre el pelaje del perro. A pesar de los esfuerzos la garantía de éxito de este tratamiento es casi nula.

En este artículo se describe un caso clínico de un paciente el cual ha presentado problemas dermatológicos durante un periodo largo, el cual ya ha recibido “tratamiento casero” sin presentar ningún indicio de mejoría, por lo que se procede a llevarlo con un médico veterinario.

Etiología

Existen varios agentes causales de dicha enfermedad, dos de ellos son los principales a considerar debido a su gran predisposición de aparecer en nuestras mascotas:

– Demodex Canis

– Sarcoptes scabiei

Este segundo es el responsable de la transmisión de la enfermedad hacia los humanos. Esta enfermedad se manifiesta de la misma manera en personas que en perros en las primeras etapas, por lo que se debe tener un buen manejo del paciente desde la exploración física, hasta los estudios básicos que se deben realizar para llegar al diagnóstico correcto.

El paciente a examinar es un canino de nombre “Toby” de la raza “Bulldog”, aprox. 4 años el cual fue rescatado de las calles con problemas dermatológicos. Los propietarios no tienen ningún dato sobre el paciente, solo notan mucha comezón generalizada en todo el cuerpo, con caídas de pelaje, pústulas que fueron agravadas por la constante comezón que presentaba el canino.

 

Signos

Cuando una de nuestras mascotas comienza a tener una cantidad alarmante de comezón, caída de pelo, incomodidad, entre otros signos, es un punto de alarma de que algo serio está ocurriendo en la piel de nuestra mascota.

Hay una gran diversidad de causas por las cuales pueden estar ocurriendo estos signos, por lo que siempre debemos corroborar con un profesional de la salud para descartar cada una de ellas.

Una causa muy importante que debe ser descartada por el médico veterinario es la famosa “Sarna” en perros.

Esta enfermedad es caracterizada por ocasionar una cantidad de prurito (comezón) excesiva en el canino, entre tanta comezón el paciente comienza a perder pelaje a lo largo de su cuerpo (principalmente en la base de la cola) y en la zona del rostro, la piel comienza a agarrar una tonalidad tanto rojiza como blanquecina considera muy importante por su pequeño porcentaje de diseminación hacia las personas.

 

Un factor de suma importancia a considerar es que esta enfermedad es considerada “oportunista”, es decir, necesita haber una predisposición genética o un factor que esté alterando el estado de salud en él paciente para que la enfermedad pueda comenzar a manifestar sus signos. La mayoría de las veces nuestra mascota cursa con alguna enfermedad principal que nos permite la reproducción de estos ácaros en la piel. Un ejemplo, enfermedades autoinmunes y problemas metabólicos.

Por lo cual el médico veterinario siempre les recomendará realizar, “pruebas complementarias” para descartar alguna causa externa que ocasione la severidad de los signos clínicos de la “Sarna”. La caída del pelo o las plumas y la presencia de una piel costrosa o escamosa son los signos clínicos más claros de la sarna.

En su inicio es descamativa, pero frecuentemente progresa hacia una forma pustulosa tras la colonización bacteriana secundaria de las lesiones, causando un grave pioderma profundo asociado a forunculosis y celulitis. La piel aparece eritematosa, engrosada, con abundantes pliegues y múltiples pústulas.

 

Diagnóstico

La demodicosis se diagnostica mediante la observación microscópica de raspados de las lesiones alopécicas. Cuando nos enfrentamos a un posible caso de sarna, deben tenerse en cuenta otras muchas enfermedades, como hongos, bacterias, picaduras de insectos, irritación debida a las plantas, abrasión mecánica, etc.

Cuando se trate de ácaros que anidan en la piel, el raspado debe hacerse con suficiente presión para que fluya sangre del sitio del raspado. Se unta la hoja con una gota de aceite mineral o glicerol, para que se adhiera el material raspado durante el procedimiento.

A continuación, se examinan de forma apropiada el material recogido y el filtro. Puede ser útil el uso de un otoscopio para detectar la presencia de ácaros en el oído. Se puede utilizar un bastoncillo de algodón para realizar tomar una muestra del canal auditivo a modo de hisopo si se sospecha la presencia de ácaros en el oído; se examina de la misma forma que el raspado de piel. Se realiza un examen inicial del raspado de piel con un microscopio.

Los ácaros que están incluidos en aceite y exudado, p. ej. Demodex, pueden evidenciarse colocando una pequeña cantidad del raspado de piel directamente sobre la porta con un poco de glicerina o de aceite de inmersión, tapandolo con un cubre y ejerciendo presión sobre este último. Después se puede examinar la porta directamente con un microscopio.

 

El paciente de nombre “Toby” fue diagnosticado mediante las técnicas de tricograma y raspado cutáneo, donde se apreciaron gran cantidad de ácaros del género “Demodex canis”. Debido al tiempo desconocido que el paciente ha estado con dichos problemas dermatológicos se les sugirieron a los propietarios pruebas complementarias para averiguar alguna tercera causa que pudiese provocar la manifestación de dicha enfermedad.

Sin embargo, los propietarios son personas de bajos recursos haciendo una buena labor, por lo que se instauró un tratamiento inicial para los problemas dermatológicos presentes del perro. Además de la gran importancia de educar a los propietarios sobre los cuidados esenciales que necesitan tanto las demás mascotas en el hogar como los propietarios.

Tratamiento

La mayoría de los casos se resuelven de forma espontánea a las seis u ocho semanas sin tratamiento. Si se decide tratar al animal, se recomienda antibioterapia tópica y/o sistémica para el tratamiento de las infecciones bacterianas secundarias, pues no hay estudios que demuestren que el uso de acaricidas acelere la curación de la demodicosis localizada.

Se recomienda prolongar el tratamiento durante ocho semanas tras el primer resultado negativo en el raspado.

Actualmente existen tres fármacos registrados para el tratamiento de la demodicosis: el amitraz, y las lactonas macrolíticas moxidectina y milbemicina oxima- Para incrementar el contacto con la piel, es imprescindible recortar el pelo en los perros de pelo largo. También se recomienda el uso de champú antiséptico para retirar las costras y reducir la carga bacteriana cutánea antes de iniciar el tratamiento.

Se instauró una terapia de antibióticos sistémicos y tópicos durante un periodo mínimo de 30 días debido a la gravedad de sus signos clínicos, añadiendo medicamentos corticosteroides para reducir la inflamación y prurito además de implementarse una terapia alternativa de desparasitación externa e interna en el paciente.

Sin embargo, dicha terapia solo será eficaz con él adecuado control y monitoreo periódico de los signos clínicos presentes en el paciente, ya que estos tratamientos pueden alargarse durante periodos largos de tiempo, dependiendo la evolución individual de cada paciente.

Control

La presentación de estas enfermedades se manifiestan de diferentes maneras y en distintas formas de contagio, la infección entre diversos pacientes y familiares suele ocurrir de las mismas presentaciones, los cuales son el contacto directo entre los pliegues cutáneos en zonas infectadas.

A pesar de que él ácaro no es capaz de sobrevivir durante períodos prolongados en el ambiente, aún puede ser capaz de haber infección entre caninos llamados “fomites”, los que llegan a ser cualquier objeto donde pueda depositarse o almacenarse el agente causal, que en este caso son los ácaros.

 

La primera línea de defensa para evitar la diseminación de dicha enfermedad comprende en erradicar el agente causal de los espacios vitales donde habitan las mascotas o los propietarios, lográndose con la fumigación de los lugares donde ha tenido contacto el paciente infectado, logrando eliminar la mayor cantidad de ácaros presentes en el medio ambiente.

La segunda línea de defensa consiste en la desparasitación externa de manera periódica en todas las mascotas presentes en el hogar, así como los baños periódicos tanto de las mascotas como de los propietarios, y el lavado de las zonas de confort de los propietarios y de las mascotas, como camas, toallas, ropa, etc. Evitando tener el mayor contacto posible con todos los “fomites” que pudiesen ocasionar una diseminación de la enfermedad a nuestra persona como a el resto de nuestras mascotas.

Si tu perrito tiene alguno de estos síntomas o notas señales de alerta, visítanos en el hospital Petinn para que se le haga a tu lomito una revisión general y saber si es algo grave o no.

Fuentes: 

Jofré L, Noemí I, Neira P, Saavedra T, Díaz C. Acarosis y zoonosis relacionadas. Rev Chilena Infectol 2009; 26: 248-57

Cheng T C. Capítulo: Ácaros. Cheng T C. Parasitología General. Segunda edición 1980. Editorial AC. Madrid, España. P. 751-77.

Guía Clínica de Sarna y Pediculosis 2007. MINSAL. Disponible en: http://www.redsalud. gov.cl/portal/url/item/5d26b93e3caca628e040 01011e0104c7.pdf. (Accedido: 10 de junio de 2013)

 

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?